31 agosto 2019 - 13 enero 2020. Ciudad de México, MX

Centro de la Imagen

Africamericanos es un proyecto transmedia de investigación, exposición, difusión y producción que pretende dimensionar e influir en la construcción de imaginarios en torno a los pueblos de origen africano en América Latina y mostrar cómo su impulso atraviesa el continente de norte a sur. Históricamente se han producido procesos de invisibilización, blanqueo, ocultación y deconstrucción de la imagen de los afrodescendientes en casi todos los países de la región, por lo que es imprescindible revelar y reconstruir visualmente el mapa de la diáspora africana en América Latina desde diferentes disciplinas y perspectivas.

Los 280 caracteres de un tweet son suficientes para mostrar la deshumanización del otro y el despliegue de racismo que considera natural la supremacía de un grupo étnico sobre otro

Angélica Abelleyra

Prensa

21 octubre 2018

África dentro de América

25 octubre 2019

Las personas no se dividen en colores

Sobre 280 Chibatadas

Brasil fue el último país de América Latina en abolir la esclavitud, después de haber sido el mayor importador esclavos africanos de latinoamérica desde el siglo XVI. También es uno de los países que más hace alarde de su “mezcla y diversidad racial”. Con motivo del centenario de la abolición de la esclavitud en 1988, la Universidad de São Paulo llevó a cabo una encuesta en la que el 96% de los entrevistados declaró no tener prejuicios raciales, mientras que el 99% dijo conocer a alguien que sí los tenía: “Cada brasileño se siente como una isla de democracia racial rodeada de racistas de todas partes.”

Las fotografías del álbum familiar de una niña afrodescendiente nos invitan a participar en un juego que evoca la infancia y la vida cotidiana de una persona promedio. Un tweet de 280 caracteres es suficiente para desnudar el cuadro de las maravillas brasileñas, transformando al espectador en un interrogador que se enfrenta a banalidades brutales y a una deshumanización fatal del otro, en el presente. Ya bien entrado el siglo XXI, Internet reestablece una realidad cotidiana que muestra el increíble poder de la “historia única” y el legado de sus creadores o divulgadores, al pasar a formar parte del imaginario colectivo, con su gradación de tonos y autodefiniciones. Omnipresentes, a pesar de los gestos simbólicos que pierden su significado y acaban siendo meras excusas, justificaciones. Lo aberrante se ha convertido en algo natural y aceptado.

Más Exposiciones

Suscríbete a la Newsletter

No hemos podido validar su suscripción.
Se ha realizado su suscripción.